Explicación del abuso de drogas y la drogadicción:

Muchas personas miran el abuso de drogas la drogadicción estrictamente como un problema social. Padres, adolescentes, adultos mayores y otros miembros de la comunidad tienden a describir a la gente que usan drogas como personas moralmente débiles o que tiene tendencias criminales. Creen que las personas que abusan de las drogas o son drogadictos deben ser capaces de usar drogas si están dispuestos a modificar su comportamiento.

Estos mitos no solo han creado estereotipados de la apersonas que tienen problemas relacionados con las drogas, sino también de sus familias, sus comunidades y de los profesionales de salud que trabajan con ellos. El abuso drogas y la drogadicción son un problema de salud publica que afecta a muchas personas y tiene amplias repercusiones sociales. hay organizaciones con el objetivo de ayudar al publico a reemplazar estos mitos y antiguas creencias erróneas sobre el abuso de drogas y la drogadicción con evidencia científica de que la toxicomanía es una enfermedad crónica, recurrente y tratable.

La drogadicción sí comienza con el abuso de drogas, cuando un individuo decide conscientemente usar drogas. Pero la adicción no es solamente “mucho uso de drogas”. Estudios científicos recientes proveen pruebas abrumadoras de que las drogas no solo interfieren con el funcionamiento normal del cerebro al crear fuertes sentimientos de placer, sino también tiene efectos duraderos sobre el metabolismo y la actividad del cerebro, en algún momento, ocurren cambios en el cerebro que pueden convertir al abuso de drogas en adicción, una enfermedad  crónica recurrente. Los drogadictos sufren de ansias y uso compulsivo de la droga, y no pueden dejar de usarla por si mismos. Necesitan un tratamiento para poder terminar con este comportamiento compulsivo.

En los programas de tratamiento se utilizan varios métodos para ayudar al paciente a encara restas ansias y, tal vez, a evitar una recaída en la droga. El tratamiento que se ajusta a las necesidades individuales permite al paciente aprender a controlar su condición y vivir una vida relativamente normal.

El tratamiento puede tener un efecto profundo no solo sobre las personas que abusan de las drogas, sino también sobre toda la sociedad, al mejorar significativamente el funcionamiento social sociológico, disminuir la delincuencia y la violencia relacionadas con las drogas, y reducir la propagación del SIDA. También puede aminorar espectacularmente los costos del abuso de droga para la sociedad.

Es necesario seguir divulgando el mensaje de que es mejor nunca comenzar a usar drogas que tener que entrar en rehabilitación si se manifiesta la adicción.

Superar los conceptos erróneos y reemplazar la ideología con conocimientos científicos constituye la mejor esperanza para arreglar la “gran desconexión”-la discrepancia entre los datos científicos y la percepción que tiene el publico del abuso de drogas y la drogadicción.